Capacidad de carga y la sucesión de especies

Como mencionamos anteriormente, cuando hablamos del concepto de productividad primaria dentro de un ecosistema, nos estamos refiriendo a la cantidad máxima de energía que éste puede utilizar a través de sus distintos niveles tróficos. En la biosfera, este fenómeno se encuentra condicionado por distintos factores, entre los que destacan la potencia e incidencia de los rayos del sol, la disponibilidad de nutrientes, la cantidad de agua disponible, el clima; pero sobre todo, la capacidad que tenga el ecosistema para utilizar y al mismo tiempo hacer circular tanto a la materia como a la energía resultantes.

A veces puede llegar a ocurrir que la existencia de un recurso, se encuentre limitada por “culpa” de otro. Esto ocasiona que la productividad se detenga de forma intempestiva. Por ejemplo, en lugares donde constantemente se generan condiciones climatológicas de sequía, el agua representa un factor sumamente limitante, aunque se cuente con los demás elementos en abundancia.

Por otro lado, cada ecosistema tiene sus propios mecanismos de respuesta ante los posibles factores limitadores que llegaran a presentarse en un momento determinado. Pues los organismos que los componen, se encuentran listos para resistir algunos cambios del medio ambiente. Sin embargo, si éstos llegan a ser muy drásticos, es muy probable que el número de especies presentes decrezca de un modo acelerado.

Por lo general, los ecosistemas que no se encuentran en contacto directo con el ser humano tienden a alcanzar cierta estabilidad, gracias a que existe un equilibrio entre los recursos disponibles y su densidad poblacional. Precisamente, cuando hablamos de el número total de organismos que puede sostener un ecosistema, en función de los recursos naturales disponibles en un tiempo determinado. Nos estamos refiriendo a lo que se denomina como “capacidad de carga de un ecosistema”.

Cabe aclarar que este término ha sido empleado en ocasiones, con otras connotaciones. Por ejemplo, nos acercamos a él desde el sentido recreativo podríamos medir la capacidad de carga que tenga un balneario. Es decir, que tantos visitantes logran albergar sin que se pierdan los niveles de calidad originalmente planteados.

Por eso es apropiado, saber cuándo es el momento idóneo para utilizar el concepto de capacidad de carga, ya que de lo contrario podemos caer en confusiones al referirnos a los distintos aspectos que tienen que ver de manera directa con el medio ambiente.

¿A qué se refiere la sucesión de especies?

Como lo hemos venido diciendo a lo largo de los temas, los ecosistemas no pueden ser entendidos como si se tratara de elementos que permanecen de manera estática. Sino todo lo contrario, son unidades que se transforman, a medida que el tiempo transcurre. Dichos cambios o transformaciones resultan más evidentes en aquellos sitios en los que el hombre ha metido mano, principalmente en los campos utilizados para la agricultura. En esa zona, luego de que el terreno es cultivado y es abandonado, se ha podido observar un extraño comportamiento el cual consiste en la aparición de especies que en un principio no tenían nada que ver con el sitio en cuestión. Surgen primeramente aquellas plantas cuyo ciclo de vida es de aproximadamente un año. Posteriormente, estas son sustituidas por arbustos perennes.

A este fenómeno se le conoce como: Sustitución de especies o Sustitución ecológica y es entendida como el reemplazo de una comunidad de organismos ya sean de origen vegetal o animal por otra similar. En este proceso los agentes involucrados presentan un proceso constante de cambios que responden a los mecanismos de acción-reacción. Esto con el correr de los años trae como resultado cambios en todo el medio ambiente, llegando a ser incluso de carácter predecible y ordenado.

En la actualidad se conocen dos tipos de sustitución de especies: La sustitución primaria y La sustitución secundaria. La primera se refiere a la aparición de un grupo de organismos en un sector que no había sido ocupado con anterioridad o donde las poblaciones anteriores han sido aniquiladas. La sucesión primaria puede presentarse en distintos lugares, tales como: nuevas formaciones de tierra, sedimentos volcánicos, llanuras glaciares etcétera. Por lo regular empieza con una “comunidad pionera” que está compuesta por especies resistentes a las condiciones presentes en el territorio. Paralelamente al establecimiento de una comunidad pionera, se desarrollan otras comunidades de organismos adyacentes que conforman las cadenas y redes alimenticias que a la postre participarán en el flujo energético dentro del ecosistema.

Ahora bien, en el momento en que una comunidad pionera es reemplazada por otra llegamos a la sustitución secundaria. Esto ocurre cuando el ecosistema es atacado por un agente externo o cuando es destruido en su totalidad. Como pasa en los incendios forestales. No obstante, la estructura previa de ese territorio influye en el camino que tomará el proceso de recolonización.

Finalmente, sólo resta decir que cada una de las fases que ocurren tanto en el proceso de sustitución primaria como en el de la sustitución secundaria, reciben el nombre de series.

Capacidad de carga y la sucesión de especies

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *