Carta abierta a la mujer de mi vida


 

Desde que tan solo era un niño he tenido un sueño que todavía no he podido llegar a cumplir, pero que sé que muy pronto, lo noto dentro de mi corazón, podré conseguir, porque el destino es muy listo y sabe en qué momento de nuestra vida a de actuar, ya que la perfección viene sola, en el momento y el lugar justo.

Este sueño no habla de grandes fortunas, ni de sorprendentes hazañas, este sueño habla de amor, de noches bajo las estrellas, de poemas cortos, y susurros al atardecer, porque lo que más anhelo en esta vida es poder conocer al amor de mi vida.

Han sido muchas las mujeres que se han cruzado en mi camino y que me han sorprendido, en ocasiones tanto para bien como para mal, pero sin embargo ninguna de ellas ha conseguido forjar su nombre a fuego en mi corazón, porque aunque estas palabras parezcan las que un poeta recitaría en sus poemas cortos, no hay nada más importante que encontrar a tu alma gemela, pues ella es la que te completa, la que te ayuda a sentirte bien en cuerpo y espíritu, y este hecho, está por encima de cualquier otra cosa.

No puedo esperar a que llegue el día en el que nuestros caminos se crucen, y tú me sonrías por primera vez, con la ternura de una niña pequeña.

Casi sin conocerte ya sé que te amo, y que muy pronto podré rodearte entre mis brazos y tomarte para siempre, junto a mi corazón. Quiero dedicarte las palabras más dulces, las tardes más eternas, los poemas cortos más tiernos, porque tú eres esa persona especial con la que sueño cada noche y a la que puedo sentir, por muy poco que sea, en la distancia.

Ruego al destino que te ponga muy pronto en mi camino, porque me impaciento de pensar en lo felices que seremos los dos juntos.

destino

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *