Cartas de amor para una viuda

admin 30/01/2014
Amor

Cartas de amor para una viuda

Las viudas regularmente son vistas como mujeres muy interesantes. Cuando el amor llega no importa si la mujer ha sido divorciada, viuda o hasta una persona de la vida fácil. Las mujeres viudas al igual que las mujeres divorciadas son catalogadas como mujeres más fáciles de conquistar, pero lo cierto es que cada mujer es diferente de las demás y esto no siempre se cumple. Por eso si estás enamorado de una mujer que enviudó una buena forma de ganarte su corazón es escribiéndole una carta de amor.

Muchas cosas han de tomarse en cuenta primero antes de enviar la carta. Como por ejemplo que tiempo tiene de haber enviudado. Esto es muy importante porque resultaría de muy mal gusto para una mujer que habiendo tenido su esposo poco tiempo de haber fallecido bajo cualquier circunstancia, recibiese una carta de amor de un enamorado. Esto caería muy mal, puesto que aun tiene el recuerdo y el dolor de la partida de su esposo.

Otro factor importante es la cercanía que había o no tuya con su marido fallecido. Si eras un gran amigo de su pareja de muchos años, debes ser muy cauteloso y primero averiguar bien como esta ella para recibir una sorpresa de tu amor si nunca lo había sospechado.

En la carta no menciones a su esposo fallecido para nada, es mejor no traer a colación nada que tenga que ver con él ni de la situación de enviudes o soledad por la que ella esté pasando. Piensa en ella como si fuera una mujer soltera a la cual no sabías que siquiera había estado casada antes.

Una mujer viuda necesita sentirse de nuevo amada y deseada, puedes escribirle cosas que la halaguen y la hagan sentir de nuevo una mujer que es capaz de encender las pasiones más ardientes de un hombre.

No caigas en el error de querer ocupar el lugar de su esposo fallecido, trata de ser tu con tus virtudes y defectos. Trata de enviarle varias cartas que vayan aumentando la confianza de decirle cosas más ardientes si tienes muchos deseos de llevártela a la cama. Nunca en una carta supliques que una mujer se acueste contigo, es un error garrafal que puede ser visto muy mal por la mujer.

0Deja tu comentario