Ciencias naturales

La ciencia propiamente como noción dentro del pensamiento del ser humano, se remonta a tiempos inmemoriales. Pues como sabemos al hombre siempre le ha inquietado conocer los fenómenos que ocurren a su alrededor, ya sea para beneficiarse de ellos o bien para protegerse.

En el caso de las ciencias naturales, su objeto de estudio puede dividirse en cuatro componentes fundamentales: Materia, energía y por supuesto, los seres vivos.

Comencemos hablando de los seres vivos. Las ciencias naturales tienen el propósito de registrar el comportamiento de cada organismo vivo que habita en nuestro planeta, con el fin de entender los mecanismos de interacción recíproca que se da entre ellos dentro y fuera de su ecosistema. Cabe mencionar que estas relaciones llevan intrínsecamente entrelazado un carácter de interdependencia, pues todos los animales y plantas forman parte de lo que se conoce con el nombre de cadena alimenticia.

Muy aparte se encuentra el caso de nosotros, es decir, los seres humanos. Aquí las ciencias naturales se encargan de analizar minuciosamente todos y cada uno de los fenómenos que nos ocurren, como por ejemplo: cuáles son las razones por las que sentimos hambre, qué síntomas determinan tal o cual padecimiento, los cambios que acontecen durante la pubertad etc.

Por otro lado, se encuentran dos conceptos que deben estar siempre vinculados para poder entenderlos claramente. Obviamente, estamos hablando de la energía y la materia. Una definición muy simple de materia podría ser la siguiente: “La materia es todo aquello de lo que están formadas las cosas”. Mientras que la energía la entendemos como: “La capacidad que tiene un cuerpo para realizar un trabajo”. De ese modo, podemos darnos cuenta de que necesariamente requerimos de ciencias afines para completar nuestra tarea de investigación.

Por ejemplo, si queremos conocer el número total de jaguares que hay en México así como la zona en donde habitan, tenemos que echar mano de la geografía. Si requeriríamos investigar qué elementos componen los alimentos que consumen estos animales, tendríamos que utilizar el conocimiento que nos brinda la química.

Como conclusión, podemos decir que las ciencias naturales son realidad un gran cúmulo de herramientas que nos ayudan a cuidar y proteger nuestro entorno.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *