Enunciación de conjeturas en una investigación

Enunciación de conjeturas en una investigación

Antes de comenzar a hablar sobre este tema, es importante detenernos un momento para definir: ¿Qué es una conjetura o una hipótesis?

Según el diccionario de la Real Academia Española la hipótesis es definida como: La suposición de algo posible o imposible para sacar de ello una consecuencia.

En otras palabras, la finalidad de la formulación de las hipótesis consiste en tener un primer acercamiento sobre las cuestiones que se desea comprobar.

Dentro del proceso de una investigación científica seria, éstas tratan de establecer a manera de supuestos, la posible relación existente entre los distintos componentes que forman parte de los objetivos planteados. Siempre cimentándose en datos comprobables.

Como ya dijimos, las hipótesis se encuentran estrechamente vinculadas con las metas fijadas a priori. De esta forma, podemos decir que su función principal reside en tratar de dar respuesta a los objetivos planteados.

Entonces, ¿qué elementos debe poseer una hipótesis para que sea considerada interesante?

– Está obligada a exponer un fenómeno que ocurra dentro de nuestra realidad, para que de este modo pueda ser comprobado mediante las distintas herramientas de análisis, con las cuales se cuente en ese momento.

– Las cifras o datos que se vayan a investigar tendrán que ser expresados y explicados de manera concreta y contundente. De ese modo, evitaremos que surjan ambigüedades o confusiones en los significados de los conceptos expuestos. Esto se hace con el único fin de facilitar la comprensión de nuestros supuestos.

– Deben dejar fuera el corazón y solamente enfocarse en la razón. Esto quiere decir que nuestras hipótesis por ningún motivo deben incluir cuestiones sentimentales, ya que eso puede influir de manera negativa en los resultados finales que se obtengan. Por ese motivo, deben ser analizadas con calma únicamente usando el pensamiento racional y científico.

– Es importante que compartan una visión general del problema y no sólo una visión particular. Recordemos que aunque es importante ceñirse a una metodología para evitar desviarnos en el proceso de investigación, no es recomendable abordar una sola de las variables de nuestro problema principal, pues corremos el riesgo de que nuestro ejercicio tenga un periodo de vida muy corto.

– Los supuestos planteados deben guardar una fuerte correlación con los teoremas que hablen sobre el mismo tema. Aún y cuando éstos no sean referidos de manera directa en el trabajo que estemos realizando.

¿Cómo se conforma una hipótesis?

Una estructura recomendable, podría ser la siguiente:

– El objeto de análisis debe englobar tanto aspectos naturales como aspectos sociales.

– Tener presente que las variables son los únicos elementos que pueden presentar modificaciones a lo largo del proceso de investigación. Estas variaciones a su vez van a depender primordialmente del entorno circundante.

– Poseer un marco teórico bien sustentado, representa uno de los aspectos más importantes para definir de forma clara, precisa y concisa qué camino es el que tomará la investigación.

¿Cuáles son los tipos de hipótesis que existen?

Las más utilizadas en la actualidad son las siguientes:

Hipótesis de un solo elemento

Éstas son las que tienen la estructura más sencilla. Sin embargo, esta característica en ocasiones resulta en un verdadero inconveniente ya que precisamente al tener una sola variable de análisis, es verdaderamente difícil ofrecer un panorama que contenga mayor profundidad de estudio.

Por ejemplo, podríamos tener la siguiente oración: La educación representa el verdadero camino del progreso.

Hipótesis de dos o más elementos

En este apartado se refiere a aquellas hipótesis que tienen una estructura múltiple. O sea, utilizan dos o más variables para sostener sus supuestos. Dichas variables pueden complementarse o contraponerse según las necesidades del investigador. En el primer escenario, su propósito es precisamente generar una relación de “ayuda mutua”, para de esa forma tener un mayor número de argumentos que versen sobre el mismo tema.

Volviendo al caso anterior, tenemos: A mayor grado de estudios, por ende corresponderá un mayor ingreso económico.

Mientras que en el segundo lo que se busca es establecer una relación de causa-efecto.

Un ejemplo claro sería: Si fumas en exceso, aumentarán tus posibilidades de padecer enfisema pulmonar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *