Europa: Una de las lunas jupiterianas

Hasta la fecha, más de cincuenta satélites han sido descubiertos girando en la órbita de Júpiter. Los primeros registros que se tienen de ella, datan de la época del astrónomo italiano Galileo Galilei.

Sus características

La superficie de Europa permanece totalmente congelada, de hecho está cubierta por lo que parece ser una capa muy densa de hielo. Esta situación ha confundido e intrigado tanto a los científicos que incluso han llegado a suponer que debajo de ese estrato, se encuentra un río de un compuesto muy similar al agua.

Se calcula que tenga una edad aproximada de cuatro billones de años (casi el mismo número que Júpiter). Asimismo, de acuerdo con diversos cálculos matemáticos, se ha podido establecer que se encuentra a una distancia con respecto al Sol de alrededor de 785 millones de kilómetros.

Su movimiento de rotación tarda tres días y medio terrestres (84 horas).

En números redondos su diámetro mide cerca de 3,100 kilómetros. Se encuentra rankeado como el objeto número quince en la lista de los más grandes dentro del Sistema Solar.

Su composición física es muy semejante a la de los planetas enanos (Mercurio, Venus, la Tierra y Marte), se encuentra principalmente formada por rocas de silicato.

Según información reciente recogida por una sonda exploratoria fue posible saber que su campo magnético se encuentra ligado a una fuerza muy potente que emana de su núcleo. Esto sugiere dos cosas: En primer lugar, que las capas interiores se encuentran cubiertas de un fluido líquido (probablemente agua salada). En segundo lugar, que su núcleo es de un tamaño reducido y posiblemente sea de un metal similar al hierro.

Casi la totalidad de su superficie es completamente lisa salvo algunas imperfecciones en su relieve, las cuales no sobrepasan los 200 metros de altura. Pese a esto, se ha observado la presencia de algunos cuantos caracteres, éstos a su vez pudieron ser causados por lluvias de asteroides.

Uno de los fenómenos más fascinantes que ocurren en Europa es que en ciertas partes (en las orillas para ser exactos) se pueden vislumbrar varios canales de color negro o “fracturas”.

De acuerdo con los estudiosos de la materia esto se debe a la intensa actividad interior de la luna. En otras palabras, esto quiere decir que la corteza se desplaza de manera regular (en forma de bamboleo) impulsada por el movimiento interno, cerca de 30 metros cada cierto tiempo.

Su temperatura

Su temperatura en su parte media, es extremadamente fría pero a la vez constante, ya que raras veces sobrepasa los -160 grados centígrados. En lo que respecta a la temperatura en su zona polar, esta ronda los -215 grados centígrados.

Su atmósfera

Al contrario de lo que sucede con la nuestra, la atmósfera de Europa, no tiene un origen de carácter biológico. Más bien se ha formado a lo largo del tiempo con la interacción de la luz solar que incide en su superficie. Su composición es mayoritariamente de vapor de agua, el cual se descompone en moléculas de oxígeno y de hidrógeno.

Posible vida extraterrestre en su interior

Los astrónomos se han planteado la hipótesis de que seguramente existen formas de vida en el interior del río subterráneo de Europa. Aunque hasta la fecha no existen datos que sustenten esta idea, las características casi idénticas que éste manto acuífero guarda con los ríos subterráneos presentes en la Tierra, sugieren esa posibilidad.

Su nombre

Al igual que sucede con Júpiter, Europa también recibe su nombre en honor a una figura mitológica. Según la mitología griega, Europa era la reina de la ciudad de Creta. Y a su vez una de las amantes del Dios Zeus. Sin embargo, esta luna no siempre llevó ese nombre. Durante siglos se le conoció simplemente como Luna II.

Europa

Foto propiedad de www.science.nasa.gov

Europa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *