Ganímedes

Nos encontramos simplemente ante el satélite natural más grande dentro de nuestro sistema planetario. Posee un diámetro aproximado de 5270 km, esto quiere decir que es 8% más grande que Mercurio, únicamente que éste posee sólo el 45% del total de su masa.

Fue observada por primera vez por el astrónomo italiano Galileo Galilei el 7 enero 1610.

Características

Ganímedes orbita alrededor de Júpiter a una estancia de 1, 070,400 km y su tiempo de rotación equivale a siete días y tres horas terrestres. Al igual que la gran mayoría de las lunas conocidas, esta se encuentra un tanto ladeada lo que ocasiona que siempre presente una de sus caras frente a su planeta de origen. La densidad que presenta Ganímedes, arroja indicios de que su composición está conformada por partes iguales de rocas y agua, aunque esta última se encuentra en forma de hielo.

Se cree además que pudieran estar presentes otros compuestos químicos tales como el amoniaco.

Ganímedes da la apariencia de ser completamente diferente, pues contiene en su interior sulfuro de hierro y en el exterior un manto de hielo. Sus dimensiones de inercia son de 0.3105 – 0.0028, estas mediciones fueron realizadas por el astrónomo italiano Galileo Galilei. Cabe mencionar que Ganímedes posee la menor inercia entre los cuerpos sólidos que componen nuestro sistema planetario. La causa de que su centro sea líquido enriquecido con hierro, posibilita la existencia de su campo magnético. La convección en el hierro líquido tiene una alta conductividad eléctrica, esta también es una de las razones por las cuales se genera el campo magnético.

Por otra parte, el espesor de las diferentes capas interiores de Ganímedes depende en gran medida de la composición de silicatos, así como de la cantidad de sulfuro en su centro.

Los valores más probables son: 700 – 900 km de radio interior y 800 – 1000 km para el espesor del manto exterior de hielo con el remanente de un manto de sindicato. La densidad del núcleo es 5.5 – 6g cm3 y el manto de silicato es de 3.4 – 3.6g cm3.

Algunos tipos de campos magnéticos, necesitan forzosamente de la existencia de un núcleo sólido de hierro puro, dentro del hierro líquido. Esto es algo similar a la estructura del núcleo de nuestro planeta. El radio de este núcleo debe ser aproximadamente de menos de 500 km.

La temperatura del núcleo de Ganímedes probablemente oscila entre 1500-1700 kilobytes, alcanzando una presión de hasta 10 fuerzas G.

Su superficie

La superficie de Ganímedes es una mezcla de dos tipos de terreno, hay zonas llenas de cráteres, otras oscuras, otros de baja densidad y otras llenas de surcos. El terreno oscuro que comprende cerca de la tercera parte de la superficie, contiene arcilla y materiales orgánicos que pueden indicar que su composición proviene de los impactos de varios satélites jovianos que ahí se fundieron.

El mecanismo de calentamiento para el terreno con surcos, es un problema sin resolver en las ciencias planetarias. La percepción moderna es que el terreno con surcos es principalmente de origen tectónico natural.

Por otra parte las fuerzas que causan la tensión en la litosfera de hielo de Ganímedes, necesarias para iniciar la actividad tectónica pueden estar relacionadas al calentamiento de la marea en el pasado, posiblemente cuando este satélite atravesó resonancias orbitales sensitivas.

La marea flexible de hielo pudo haber calentado el interior y causar que la litosfera se tensara, conduciendo este fenómeno al desarrollo de grietas. Quizás esta podría ser la causa de que el terreno añoso y oscuro fuera borrado en el 70% de la superficie. La formación de los surcos en el terreno también puede estar vinculada con la temprana formación básica y el subsiguiente calentamiento de la marea interior. Esto pudo haber causado una expansión leve de 1 – 6% a causa de la fase de transición en el cielo y la expansión térmica. Durante la siguiente evolución profunda, las columnas de agua caliente pudieron haber ascendido del núcleo a la superficie dando pie a la deformación tectónica de la litosfera. El calor radiogénico dentro de este satélite es la fuente de calor más relevante en la actualidad, contribuyendo por ejemplo al aumento de la profundidad del océano.

Su nombre

Ganímedes debe su nombre a un príncipe troyano, héroe de la mitología griega que a su vez fue amante de Zeus.

Ganímedes

Foto propiedad de www.science.nasa.gov

Ganímedes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *