Generaciones de Sistemas Operativos

Con el transcurso del tiempo los sistemas operativos han ido evolucionando, por ello, los especialistas los han agrupado en “generaciones” que permiten distinguir claramente todos los cambios que en ellos han surgido.

En total son cinco generaciones y a continuación abordaremos cada una de ellas:

Generación Cero (Principios de los años 40)

Es muy importante resaltar que durante esta década hicieron su aparición las primeras computadoras, aunque todavía no contaban con un sistema operativo, podían realizar algunas funciones mediante el uso de ciertos lenguajes de programación.

Cabe señalar que en ese tipo de máquinas, todas las instrucciones eran programadas manualmente por el o los operarios.

Primera Generación (Mediados de los años 40 y toda la década de los 50)

Hubo varios acontecimientos que marcaron este periodo como uno de los más importantes dentro de la informática.

El primero de ellos fue el uso de tarjetas perforadas. Las tarjetas perforadas son pequeños pedazos de cartulina agujereados con patrones específicos (un lenguaje) que la computadora “comprende” y decodifica para así realizar las tareas requeridas.

Esto les supuso a los científicos un gran ahorro de tiempo, puesto que ya no tenían que escribir cada vez las instrucciones para una actividad.

El segundo fue que al acortarse el tiempo de procesamiento, se pudieron desarrollar más y mejores programas. Las computadoras para ese entonces utilizaban un sistema eléctrico a base de válvulas termoiónicas (conocidas popularmente con el nombre de bulbos).

Lo malo de esto, es que si uno solo de estos bulbos fallaba, todo el ejercicio tenía que comenzar nuevamente. El único aspecto negativo era que el acceso a estos equipos solamente lo tenían las grandes empresas maquiladoras (principalmente compañías automotrices), universidades de prestigio y algunas oficinas gubernamentales.

Segunda Generación (Década de los 60)

Durante estos diez años, comenzó a gestarse la “revolución informática”.

Con la invención del transistor (un pequeño semiconductor eléctrico) se acabaron los problemas que ocasionaban los bulbos.

Las computadoras aún cuando no modificaron su tamaño, se convirtieron en un instrumento mucho más confiable para trabajar. Ahora las máquinas se concentraban dentro de habitaciones especiales que contaban con enfriadores que mantenían una temperatura óptima para evitar el sobrecalentamiento.

Se cambiaron las tarjetas perforadas (debido a su alto costo de manufactura), por transcripciones de éstas en cintas magnéticas y se comenzó a desarrollar lo que después fue denominado como Sistema Operativo de Producción por Lotes. Este sistema consistía en tener un programa segmentado o dividido en porciones, donde cada cinta representaba un segmento.

Esto ayudó enormemente a la optimización, ya que ahora si el usuario necesitaba un archivo en particular, sólo bastaba componer la cinta correspondiente en un cabezal vacío y estaba listo para trabajar.

Se puede decir que estas cintas son los ancestros directos de los sistemas operativos con los que trabajamos hoy en día.

Tercera Generación (Finales de los años 60 y principios de los 70)

Fue en este periodo en el que se generó el segundo cisma informático, pues comenzó a darse la producción en masa de las computadoras.

En esa década algunas de las personas “comunes” ya tenían acceso a computadoras que se encontraban a disposición del público en general.

Con lo que la gente sintió la necesidad de adquirir uno de estos equipos para que lo acompañara en su vida cotidiana. Ahí surgió el primer gran problema, dado que las máquinas y los programas se encontraban divididos en dos ramificaciones.

La primera, estaba dedicada básicamente a los aspectos científicos y consistía en la elaboración de complejas ecuaciones matemáticas.

Por su parte la segunda, se concentraba en resolver problemas de relativa simplicidad, como las operaciones bancarias.

La empresa estadounidense IBM, fue extremadamente visionaria, al concebir la idea de crear una computadora “unitaria” es decir, una computadora que se adecuará las necesidades de todo los usuarios.

Requirió mucho tiempo, trabajo y esfuerzo, pero al final se consiguió el objetivo. Dos características marcaron a los equipos de este periodo: la inclusión de circuitos integrados (conjunto de transistores unidos en una placa metálica) y el sistema operativo de multitareas.

Cuarta Generación (Finales de la década de los 70 hasta la actualidad)

Finalmente llegamos a nuestros días, a lo que muchos llaman “la era dorada del silicón” pero… ¿por qué del silicón? Fácil, porque éste es el material con el que están elaborados los circuitos integrados.

La reducción tanto en tamaño, en costos de producción en la fabricación de computadoras, propició que se convirtiera en un producto accesible prácticamente para todos los estratos de la población.

La tecnología ha avanzado a pasos agigantados, ahora los sistemas operativos no son únicamente programas que permiten realizar una o dos tareas simultáneas. Sino que forman un conglomerado de aplicaciones que permiten realizar lo inimaginable. Desde una sencilla operación aritmética hasta poder comunicarse a cualquier parte del mundo a través de internet.

Se puede decir que los sistemas operativos gestionan gran parte de nuestra vida, ya que ellos son los encargados de guardar, almacenar y ordenar todos los datos que ingresamos en nuestras computadoras.

Ahora la pregunta que surge es la siguiente: ¿qué tanto tiempo demorará la próxima generación de sistemas operativos en llegar a nosotros?

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *