Júpiter

El astrónomo de origen italiano Galileo Galilei, fue la primera persona que pudo observar este planeta y lo hizo a través de un primitivo telescopio. Al mirarlo, se dio cuenta que cuatro satélites giraban alrededor de él.

Éste hecho reforzaba a todas luces la “Teoría Heliocéntrica” de Nicolás Copérnico, la cual decía que la Tierra, al igual que los otros planetas rotan al derredor del Sol.

Sin embargo, muchas personas continuaban con la creencia de que nuestro planeta era el centro del universo como lo decía la teoría de Tolomeo expuesta en el siglo II.

El descubrimiento de Galileo significó un gran salto en los conocimientos astronómicos.

El número de lunas conocidas actualmente en Júpiter es 39, esta característica lo convierte en el planeta con el mayor número de satélites dentro del Sistema Solar.

Estos increíbles descubrimientos han sido posibles a raíz de la utilización de una serie de modernas cámaras, las cuales permiten captar objetos que se encuentran en completa oscuridad.

Características de Júpiter

Júpiter es el planeta más grande de nuestro sistema planetario, incluso más del doble aún cuando uniéramos al resto de los planetas.

Su atmósfera está constituida en mayor medida por helio e hidrógeno . Tomando en cuenta su inmenso volumen, podría soportar fácilmente 1300 Tierras.

Las bonitas franjas de color que vemos en Júpiter son creadas por la luz que se refleja en su “superficie” y por los vientos espaciales, los cuales viajan a una velocidad aproximada de 640 km/h.

Por otro lado, las nubes blancas que aparecen en ciertas zonas están hechas de cristales de amoniaco.

La característica más extraordinaria de Júpiter es sin lugar a dudas “La Gran Mancha Roja”, una gigante turbulencia que parece un huracán. Este ha sido visible por más de 300 años, su diámetro es tres veces más ancho que el de la Tierra. Su campo de fuerza es 20,000 veces más fuerte que el nuestro.

Júpiter gira más de prisa que cualquier otro planeta conocido, pues dar una vuelta completa al rededor de su propio eje le toma menos de 10 horas terrestres. Paradójicamente, esta velocidad ocasionó que se achatara en los polos y su línea ecuatorial aumentara aproximadamente un 7%.

Otra característica es que transmite ondas de radio tan fuertes que son perceptibles en nuestro mundo.

Superficie de Júpiter

No existe una superficie propiamente dicha en los planetas gigantes, únicamente se trata de un cambio gradual en la densidad de la atmósfera.

La serie de gases con los que está compuesto Júpiter, cambian de estado gaseoso a líquido a medida que se van internando en el planeta, sin embargo, este cambio es tan gradual que por momentos llega a ser imperceptible. Por esta razón, esta clase de planetas carece de capas como si las tienen los “planetas terrestres o rocosos” (Mercurio, Venus, Tierra y Marte).

Las secciones líquidas, conforman la mayor parte del planeta y llegan a penetrar casi hasta el centro del mismo. La primera capa líquida de Júpiter se localiza inmediatamente debajo de la atmósfera y es una capa de hidrógeno líquido. Bajo esta capa se encuentra otra del mismo material, sólo que en estado metálico. Su núcleo probablemente sea del tamaño del globo terráqueo.

Magnetosfera de Júpiter

La magnetosfera de Júpiter es excepcional, es la cosa más grande dentro de todo el Sistema Solar, no solamente es tan grande como para poder sostener todas sus lunas, sino que incluso podría soportar al mismo Sol. Si la pudiéramos ver durante la noche, sería tan grande como la Luna cuando está “llena”.

Polos de Júpiter

Todos los planetas poseen un eje imaginario, alrededor del que giran.

Los polos norte y sur son precisamente los lugares donde dicho eje traspasa la superficie. Algunos planetas tienen cierta inclinación hacia un lado en particular. No obstante, este no es el caso de Júpiter, quien se encuentra prácticamente en posición recta.

Con una inclinación mínima de 3°. Inclusive su campo magnético se encuentra a una mayor inclinación (10°). Esto es muy similar al campo magnético terrestre (11°).

Cuando algunas partículas espaciales colisionan con los gases de la atmósfera, ésta tiende a brillar. Este fenómeno recibe el nombre de “luces del norte” o aurora. El magnetismo que ejercen los polos ocasiona que en los extremos sea más frío, mientras que en el interior es más cálido.

Sin embargo, se podría calificar la temperatura de Júpiter como constante, ello se debe a que su fuente de calor proviene de su núcleo y no de los rayos solares como ocurre en otros.

Nombre Júpiter

Júpiter era considerado por los romanos como el rey de los dioses, nombre muy adecuado para el planeta más grande del sistema solar. De manera similar, los griegos llamaban Zeus al más poderoso de sus dioses.

Jupiter

Jupiter

Foto propiedad de www.science.nasa.gov

One thought on “Júpiter

  1. Pingback: Saturno | Sistema Solar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *