Makemake y Eris

Continuando con nuestro recorrido por los planetas enanos presentes en el Sistema Solar, ahora toca el turno de los dos últimos.

Makemake

Se encuentra ubicado dentro del Cinturón de Kuiper, convirtiéndolo en el tercer plutoide más grande dentro de nuestro sistema planetario y el segundo de este conjunto de cuerpos celestes. La longitud de su diámetro es equivalente a tres cuartos del diámetro de Plutón.

Por otra parte, Makemake carece completamente de satélites, esta característica permite que su superficie pueda ser estudiada de mejor manera por los científicos. Su temperatura promedio es relativamente constante y oscila entre los -245 °C y los -240°C, lo que lo convierte en uno de los objetos más gélidos conocidos. Al igual que la superficie de otros planetas gigantes, ésta también se encuentra cubierta de varios gases inertes entre los que destacan el nitrógeno congelado, el metano y el etano.

La fecha de su descubrimiento se remonta al 31 de marzo del año 2005, cuando un conjunto de astrónomos comandados por el Profesor Michael E. Brown del California Institute of Technology. Este hallazgo fue revelado el 29 de junio del mismo año. Makemake tarda 308 años terrestres en darle una vuelta completa al Sol. Su órbita tiene una inclinación parecida a la de Plutón, esto hace que su superficie refleje la luz de manera más efectiva.

Se ubica poco después de la órbita de Neptuno, en lo que se conoce como la región transneptuniana.

Una de las cosas que generan más curiosidad sobre Makemake, es precisamente el hecho de que los especialistas hayan tardado tanto tiempo en descubrirlo (incluso más que otros cuerpos menos luminosos). La razón de esta demora, quizás pudiera tener la siguiente explicación. El motivo principal es que la curvatura de la elipse de su órbita con respecto a la de nuestro planeta, en la actualidad se encuentra muy alejada, prácticamente en la zona llamada “el Ecuador galáctico”.

Su nombre

A Makemake le fue otorgada esta denominación, en honor al “Dios creador” de acuerdo con la mitología de los pobladores de la Isla de Pascua, dado que su descubrimiento ocurrió cerca de esas fechas.

Makemake

Foto propiedad de www.science.nasa.gov

Makemake

Eris

Es el más extenso de los plutoides hasta ahora conocidos. Se encuentra localizado más allá de la órbita de Neptuno y se cree que se formó al mismo tiempo que los demás planetas. Posee además un satélite natural, el cual ha sido denominado como Disnomia. Gracias a su gran tamaño, alrededor de un año después de su descubrimiento todavía se le consideraba como “el planeta número diez” de nuestro Sistema Solar. Sin embargo, su categoría fue modificada en la Asamblea de la Unión Astronómica Internacional, celebrada en el año de 2008.

Características

Los últimos avistamientos de este cuerpo celeste, han permitido determinar su diámetro, el cual ronda los 2336 kilómetros, con una desviación de (± 10 km). El total de su masa corresponde a 1,66×1022kg. Su movimiento de traslación es equivalente a 557 años terrestres, y hoy en día se ubica en su punto más alejado con respecto al Sol. Tiene una inclinación con respecto a su eje de 44°, lo que hace sumamente difícil su ubicación exacta por medio de telescopios. La superficie de Eris resulta extremadamente reflejante debido a la presencia del metano congelado que descansa sobre ésta. Cabe mencionar que esta característica fue visible gracias a la utilización de instrumentos infrarrojos. Como sabemos el metano es uno de los gases más volátiles que existen en la naturaleza, no obstante, al hallarse en estado de congelación, este factor de riesgo disminuye casi por completo. Además del metano, se pueden distinguir otros elementos presentes en su superficie y atmósfera como por ejemplo el caso del nitrógeno.

Descubrimiento

Fue encontrado el 8 de enero de 2005, y mientras se revisaba una serie de fotografías tomadas dos años antes. El equipo responsable del hallazgo fue el mismo que el que descubrió Makemake. La fecha oficial del anuncio se hizo el 29 de julio del mismo año, pese a que los especialistas se encontraban renuentes a ello, pues argumentaban que no tenían los datos suficientes como para dar a conocer las conclusiones de su investigación. Sin embargo, fueron obligados a difundirlo por las constantes presiones gubernamentales.

Su nombre

Eris, según la mitología griega corresponde a la diosa de la discordia. Este nombre fue elegido debido a las constantes opiniones encontradas en donde un sector sugería que se trataba de un planeta, mientras que otra porción decía que era un plutoide. A la larga esta posición quedó como definitiva. Recibió su denominación de manera oficial el día 13 de septiembre de 2006.

Eris y Disnomia

Foto propiedad de www.science.nasa.gov

Eris

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *