Neptuno

El planeta Neptuno fue descubierto el 23 de septiembre de 1846. Neptuno fue el primer planeta del Sistema Solar cuya existencia fue probada mediante cálculos matemáticos, incluso varios años antes de que fuera posible verlo a través de un telescopio. Fueron las irregularidades en la órbita de Urano, las que llevaron al astrónomo francés Alexis Bouvard a afirmar que eran consecuencia de la presencia cercana de otro cuerpo espacial. Posteriormente, el astrónomo de origen alemán Johann Gottfried Galle ayudó a localizar a Neptuno con el uso de ciertas tablas matemáticas.

Características físicas

El tono azulado que tienen las nubes que cubren la superficie de Neptuno, se debe a un compuesto que hasta la fecha ha sido imposible identificar. Lo que sí sabemos es que en parte ello se debe a que el metano, presente en su atmósfera, absorbe la mayoría de la luz roja; tal y como ocurre en el resto de los planetas gigantes.

Gracias a los avances tecnológicos con los que contamos hoy en día, es posible intuir que Neptuno está constituido por una capa densa y profunda de agua, amoníaco y metano, lo que lo hace un mundo de hielo. Su masa es 17 veces mayor que la de la Tierra y se necesitarían 58 globos terráqueos tan sólo para igualar su volumen. Su núcleo es muy pequeño, en proporción a su gran tamaño. Pese a que Neptuno se encuentra muy alejado del Sol (lo que se traduce en poca radiación solar), sus vientos pueden alcanzar la increíble velocidad de 2400 km/h. Lo que los convierte en las ráfagas más rápidas dentro del Sistema Solar. Estos datos fueron registrados por la sonda Voyager 2 en 1989, mientras recorría el hemisferio sur neptuniano.

Su atmósfera

Está constituida por moléculas de hidrógeno, helio y metano. Por lo demás es muy parecida a la de Saturno. Por otro lado, al igual que nuestro planeta, cuenta con sistemas de nubes y corrientes de aire; las cuales alcanzan velocidades de hasta 300 metros por segundo.

Su magnetosfera

La magnetosfera de Neptuno es muy similar a la de Urano en cuanto a sus dimensiones, al igual que en su constitución. Se piensa que está elaborada de hielo en sus capas externas y un poco de hierro en su núcleo. Posee también una inclinación cercana a los 60°. Otra característica importante es que al igual que la magnetosfera de Saturno, produce aurora boreal, sólo que en menores cantidades.

Sus polos

Neptuno tiene una inclinación de 28° con respecto a su eje. Esto significa que mientras uno de sus polos tiene luz, el otro permanece en la oscuridad. Al igual que la Tierra, Neptuno también cuenta con estaciones del año. Únicamente que estas tardan mucho más tiempo en cambiar (alrededor de 40 años), dado que su movimiento de traslación dura aproximadamente 164 años terrestres.

Su nombre

Neptuno fue nombrado así, en honor al Dios romano de los mares. Homólogo del Dios griego Poseidón.

Neptuno

Neptuno

Foto propiedad de www.science.nasa.gov

One thought on “Neptuno

  1. Pingback: Plutón: El primer plutoide antes llamado planetoide | Sistema Solar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *