Titán: Un verdadero coloso entre los satélites del Sistema Solar

Titán, es la luna más grande del planeta Saturno. Fue descubierta por el astrónomo de origen holandés Christiaan Huygens en el año de 1656, quien publicó sus resultados tres años más tarde.

Los científicos calculan la magnitud de Titán, en un promedio de 8 U y su distancia angular con relación a nuestro planeta oscila aproximadamente a 20 veces el radio de Saturno. Este satélite puede ser observado con relativa facilidad, incluso utilizando telescopios de pequeño tamaño. Cuando se utilizan instrumentos de gran alcance, Titán aparece al lado de Saturno como si se tratara de un pequeño punto de color anaranjado-rojizo.

Sus Características

De acuerdo con las más recientes expediciones de sondas terrestres enviadas a Titán, se puede observar que posee una densidad sumamente baja. Por ese motivo, los científicos creen que está compuesta por una proporción igual de agua y hielo. De hecho, la mayor parte de su núcleo se encuentra constituido de este material. Asimismo, se piensa que debajo de las capas superficiales, se localiza un río congelado de amoniaco disuelto en agua, al igual que contiene en su interior hidrocarburos.

Su Atmósfera

Titán, es el único satélite dentro del sistema solar del que se tiene registro de que posee una atmósfera densa. Los primeros datos que se tuvieron acerca de este fenómeno provienen del lejano año de 1944. Años más tarde, propiamente en el año de 1981 se pudo demostrar con certeza que la atmósfera de Titán es mucho más “pesada” que la de nuestro planeta.

Además, la presión que ésta ejerce sobre su superficie es 1.5 veces mayor a la nuestra. Se encuentra constituida por un 94% de nitrógeno, hecho que la convierte en la atmósfera más con mayor concentración de este elemento químico dentro de de nuestro sistema planetario.

Asimismo contiene restos de otros gases, como por ejemplo: el etano, el metano, el acetileno, el propano, el monóxido de carbono, y el helio entre otros. Se cree que estos compuestos se originaron como consecuencia de la descomposición del metano a causa de la luz ultravioleta emanada por el Sol.

El surgimiento de la atmósfera en Titán es todo un misterio, no obstante los estudiosos creen que fue originada por una fuerte colisión espacial durante el periodo de su formación.

Exploraciones recientes, han podido demostrar la existencia de nubes. Estos cuerpos se originan y se mueven de forma similar a las nubes terrestres (aunque con un periodo de movimiento mucho más pausado). La duración de cada estación es cercana a los 30 años de nuestro planeta.

Su superficie

Su superficie se encuentra cubierta por materiales que son difíciles de distinguir, aun con las tecnologías modernas. Sin embargo, se piensa que pudieran ser en su mayoría grandes cantidades de metano.

También se pudo visualizar que gran parte del terreno es básicamente una superficie lisa, con muy pocos cráteres a su alrededor. Este acontecimiento lleva a los científicos a pensar que se trata de un territorio que se renueva periódicamente, dado que aún y cuando se pueden ver algunos “vestigios” de lo que algún día fueron cráteres, hoy son casi imperceptibles.

Su temperatura

La temperatura en la superficie de Titán, es aproximadamente de 90 a 95° kelvin. De igual forma, la presión que en ésta se percibe es de 1.5 bar. Titán no posee ningún tipo de campo magnético.

Su nombre

Titán fue llamado de esa forma en homenaje a uno de los hermanos del dios romano del tiempo. Obviamente estamos hablando de Saturno.

Titán

Foto propiedad de www.science.nasa.gov

Titán

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *